El amor puede ser un gran viaje!

Pero un viaje de trabajo, de trabajo interior! Así que ponte el traje y los zapatos de tacón para dar la talla!! Llevas un trolley lleno de patrones aprendidos, de los que estamos presos, así que deja de dar vueltas en avión en busca del paraíso ó la persona perfecta, que has idealizado, porque no existe. La buena noticia es que puedes liberarte del trolley!!

Si eres consciente y no te quedas en la superficie de las cosas, querrás dar, aportar, que tu relación sea para crecer, para compartir tu camino con otra persona y crecer juntos. Y te vas a dar cuenta de muchas cosas, algunas que quizás no te harán tanta gracia, porque van a suponer un viaje al interior.

Y es que llegados a este punto, yo he llegado a la conclusión de que en realidad lo que aprendemos con distintas parejas, seguramente podríamos haberlo aprendido ya con la primera. Que esta sociedad de usar y tirar, nos da la sensación de que todo es sustituible y en cierto modo lo es, y no quiero decir con esto que haya que estancarse, acomodarse y conformarse, no. Pero tampoco hay que matar al mensajero, que al fin y al cabo, es nuestra pareja ó nuestro amigo ó la persona con la que nos vamos a relacionar. Ha venido a nuestra vida para traernos un mensaje, un aprendizaje, que cuando no queremos ver, nos enfadamos y matamos al cartero que venia a traernos una carta para nuestro aprendizaje y mayor beneficio. Yo incluida.

Y me he dado cuenta esta semana de San Valentin. Gracias universo. Que ha sido tristísima además porque hice una terapia corporal el día 13 por la tarde, (mi día y mi numero de la suerte, como no podia ser de otra manera) y lo que salió y trabajamos Idan Hojman y yo en la terapia fue el miedo al Amor. Como lo lees. Así que el día 14, San Valentin me levanté con una tristeza muy profunda, ancestral, visceral…  Y tuve la suerte de estar enfadada además con mi amado, lo cual me dio el escenario perfecto para tener todas las herramientas para el aprendizaje y la comprensión!

Además el día 14 recibí otro regalo, me invito a comer mi amigo y psicólogo, Alvaro Art. Que entre otras cosa dijo: coge las riendas y vuelve a tu sitio, que ya las tenias y estabas ahi. Vuelve a tu centro, sal de su escenario y vuelve al tuyo. Y esto también cambió la frecuencia de como yo estaba percibiendo toda la situación. Menudo regalazo de San Valentín. En realidad durante todo el día tuve llamadas y muestras de amor diversas menos de quien yo hubiese deseado, pero me di cuenta que volvía a estar en la expectativa, porque los regalos y las muestras de amor estaban presentes.

Cuando hablamos del Maestro, hablamos de que el maestro es el canal que nos trae un aprendizaje, una enseñanza. Pero el maestro en sí, Viran, Gusananda, Satyananda ó Pepito es lo de menos. Porque le cambias la cara y es sencillamente el maestro. Quédate con la enseñanza y olvídate de su cara y de su faceta humana, que es como la tuya. No esperes que sea marciano. Es un pobre humano como tú. Solo que lleva un mensaje para ti. Pues lo mismo es tu pareja, querid@. Ponle la cara que quieras, cambia tantas veces como quieras, porque al final estarás en el mismo punto, y ese punto eres TÚ.

La relación no es ni mas ni menos que un espejo en el que te miras todo el rato mientras te relacionas. No esperes que te den lo que tú no te das. No pongas en el espejo tus expectativas. No te enfades si no es tu principe azul: si quieres la luna, te la coges tú solit@ porque solo así estarás content@ contigo mismo y podrás ser feliz al lado de otro.

Así que doy las gracias cada día por tener la oportunidad de tener una persona en frente, que me refleje y me permita verme para que yo pueda crecer, y este es el proyecto más importante de mi vida.

 

Agradecimientos:

Alvaro A. Psicologia de integración. alvarosub@gmail.com

Idan Hojman. www.psychosomaticsolutions.com

0 Comments


LEAVE A REPLY