Ayuno, sí, gracias.

Los que estáis acostumbrados a hacer ayunos conmigo, ya conocéis mi propuesta. El ayuno no es un invento moderno, ni siquiera del hombre. Si nos fijamos en la naturaleza veremos como los animales, ayunan cuando no se encuentran bien, el hombre es el único animal que cuando no se encuentra bien, se empeña en comer, aún sin hambre, sin tener consciencia de que esto es violencia para nuestro cuerpo.

Nos da la mente para pensar que hay que dormir por la noche, que hay que descansar cuando estamos muy cansados, sin embargo, no tenemos en cuenta lo que no vemos. Vemos lo que ocurre por fuera, pero no por dentro. Qué ocurre con nuestros órganos, cómo se encuentran? Cuándo descansan? Y después nos quejamos de que no tenemos energía… y es que nuestra energía es creada por nuestros órganos, necesitamos que estén bien sanos!

Yo recomiendo un ayuno en primavera y otro después del verano, sobre todo. También es muy común en la sadhana yogui ayunar un día a la semana, generalmente domingo ó lunes. Más allá de esto, hoy en día esta muy de moda “el ayuno intermitente” _ Qué quiere decir esto en realidad?

Para algunos nutricionistas ha servido como inspiración para diseñar planes imposibles de digerir, en los que se alternan por días una dieta sana, con una que nos permite darnos cualquier cosa que nos venga en gana con la excusa del esfuerzo que hemos hecho. Esto no tiene ningún sentido. Yo suelo poner el ejemplo de que nuestro sistema digestivo es un jardín, con su biosfera. Y que esta biosfera hay que cuidarla, regarla, abonarla, etc. para que todo funcione perfectamente. Cada vez que le metemos lejía, excesos de comida saturada, manipulada, toxica en definitiva, volvemos a empezar. Hay que empezar de nuevo! Con el desgaste que esto supone para nuestros órganos. Y es que todo lo que entra en el cuerpo, ya sea por la boca, la nariz, la piel… todo va a parar al mismo lugar.

Ayunar cuando nos sentimos agotados, ó muy estresados es una buena decisión. Hay ayunos de muchos tipos, podemos elegir entre ayunos de líquidos, de sopas, de crudos, de frutas, de siropes, un largo etcétera entre los cuales seguro que encontramos una buena opción para nosotros.

Durante los días en los que estamos ayunando no solamente vamos a beneficiarnos a nivel digestivo, sino que también el hecho de renunciar al alimento refuerza nuestro poder mental, nuestra fuerza de voluntad, es también un ayuno para nuestra mente, que se despeja, oxigena, regenera.

Suelo recomendar de hecho regalarnos paseos, momentos de tranquilidad durante esos días de ayuno. Incluso feng-shui! aprovecha para hacer limpieza en casa, saca todo lo que ya no utilizas, lo que ya no quieres! Limpieza!! por dentro y por fuera!!

Ayunar unas horas hasta que nos encontremos mejor, también esta muy bien, y no comer hasta que no tengamos hambre.

Eso sí, yo no voto una dieta en la que dejo de comer 16 horas y después como como un poseso!! Ojo! Estas dietas intermitentes hay que saber suplementarlas muy bien. La dieta cetogenica por ejemplo, pero de esto ahora no voy a hablar.

Vemos imágenes muy vistosas con miles de likes en redes sociales, pero sin siquiera les funciona a veces a quien lo postea. La comida no es un vestido bonito que nos pongamos para quedar bien. La comida es nuestro alimento, nuestra energía, vida! Y por tanto nuestro nivel de energía nos va a decir cómo lo estamos haciendo. Nadie te va a poner la nota, te la vas a poner tú cada mañana cuando te levantes, si tienes ganas de comerte el mundo ó de que te trague la tierra. Tú eres tu mejor nutricionista.

Por eso yo abogo por que no te creas nada de lo que te digo yo, ni otro. Estudia, infórmate, y con toda la información experimenta.  #FOODISALSOYOGA De nada sirve lo que te cuenten si a ti no te va bien! Del mismo modo que yoga no es que yo mire en YouTube videos ideales de yoguis, sino que yoga es que mi vida respire yoga 24h, de la misma manera, no quiero una dieta, no me la creo. Creo en un estilo de vida, en un estilo en la cocina.

 

Feliz día!!

 

0 Comments


LEAVE A REPLY